GESTIÓN DE NEGOCIOS Y TECNOLOGÍA: 4 PILARES QUE CONDUCEN A MEJORES RESULTADOS

Mejorar el desempeño de una organización, optimizando sus estrategias de negocios e impulsando a sus empleados a ser más eficientes en su labor diaria, es cada vez más necesario en el mundo globalizado y digital en el que vivimos. La demanda está ahí y las empresas deben saber responder.

Pero, ¿Cómo responder? Impulsando y fortaleciendo la gestión del talento, de clientes, marcas y servicios mediante el uso de herramientas tecnológicas que están a la mano de cualquier empresa que decida dar el gran paso y renovarse. Además, si esa renovación se suma a una asesoría que permita elevar el nivel en todas las áreas de la organización, los resultados serán más productivos tanto para los clientes como al interior de la agrupación. 

“El reto real es que las organizaciones deben ser cada vez más eficientes sin dejar de lado el talento humano”, asegura Germán Borrero, presidente Andino de MQA. “Deben pensar en las necesidades de los clientes y en las de su empresa, sobre todo, en un escenario en donde la competencia es cada día más fuerte”. Algo es cierto y es que esa renovación debe venir acompañada de innovación y creatividad. 

MIGRAR A LA NUBE: EL PRIMER PASO

La computación en la nube se ha convertido en una necesidad empresarial. Con ella, los negocios pueden gestionarse prácticamente desde cualquier dispositivo y lugar y ha ayudado a que la gestión empresarial sea mucho más eficiente. De hecho, la nube les permite almacenar procesos claves, reducir costos, compartir información más rápido entre distintas áreas, reducir riesgos de seguridad y tomar decisiones más rápidas.

Ahora bien, cada vez más empresas le apuestan a la nube como un recurso, no solo porque ahorra dinero, sino para establecer procesos eficientes dentro de la organización. Una investigación reciente de Accenture reveló que “El 90% de las empresas utilizará nubes públicas y adoptará la gestión de infraestructura híbrida para 2020”. 

Frente a este panorama, Germán Borrero señala que “Una buena migración a la nube acelera los procesos como nunca antes. Y –debido a que el mundo se mueve rápidamente-, la nube ayuda a que los negocios también se muevan muy rápido y estén preparados para responder a los continuos cambios de los mercados y la demanda”.

DIVERSIDAD E INCLUSIÓN: COMBUSTIBLES PARA LA GESTIÓN DEL TALENTO 

Años atrás las empresas no eran conscientes de la necesidad de tener empleados talentosos comprometidos con la organización y sus metas. Ahora, -en medio de la revolución digital- los empleadores se han dado cuenta que no solo requieren de trabajadores comprometidos, sino también calificados.  

Con esa idea en la cabeza saben que retener el talento y ‘conquistar’ a los mejores es esencial para que la organización funcione de forma acelerada y eficiente. ¿Cómo lo logran? Se pregunta Germán Borrero. “Por medio de una cultura que impulse la diversidad y la inclusión. Por supuesto, la tecnología es la primera en la lista y cuando los empleados se ven involucrados en los procesos al interior de la empresa su sentido de pertenencia es más fuerte.” 

En este caso, la educación, usando tecnologías de la información, es clave. Así mismo, mantener un buen ambiente y clima laboral son esenciales, y desarrollar las habilidades de los trabajadores, fomentando la igualdad, sirven para que la organización obtenga mejores resultados. No sin dejar aún lado que puedan tener toda la información y herramientas necesarias a la mano para desarrollar su trabajo.

VENTAS INTELIGENTES Y SERVICIO AL CLIENTE SATISFACTORIO

Cuando las empresas entienden que lo más importante es el cliente crean estrategias de marketing exitosas que solo deben esperar a que los resultados se den. Sin embargo, desbloquear ese nivel exige ciertas inversiones y una de ellas es en tecnología. 

“Construir empresas inteligentes, tecnológicamente hablando, es un valor agregado que se verá reflejado en las ventas”, enfatiza Germán Borrero, y a través de software que le permiten a la empresa comprometerse con sus clientes en tiempo real, gestionar seguimientos y empoderar a los trabajadores obtendrán resultados a mediano y largo plazo muy favorecedores para los números de la organización. 

Tener el control sobre bases de datos, gestión de facturación, recomendaciones inteligentes para ventas claves son ventajas que proveen las tecnologías de la información en la actualidad. Pero no solo se trata de vender, la atención al cliente es tan importante como la inversión en la nube. 

¿Cómo lograrlo? Los clientes siempre quieren respuestas rápidas y que solucionen sus inconvenientes; lo mejor es acelerar la resolución de estos problemas y generar una experiencia que no implique trauma para ellos. La idea es dar soporte técnico y tecnológico, si se puede en tiempo real, y mejor aún si se hace por medio de un dispositivo móvil. 

LA MARCA LO ES TODO

Una marca competitiva y que sabe comunicarse con su público lo conoce bien. Claramente la tecnología juega a su favor cuando el mensaje es tan certero que aprovecha muy bien cualquier dato recolectado sobre sus clientes para crear estrategias únicas y que lleguen a los directamente interesados. 

Las organizaciones que se sienten como un pez en el agua empresarial usan las tecnologías de la información para recolectar, clasificar y dirigir sus servicios de forma clara y certera usando las redes sociales, sitios web o anuncios digitales, e incluso en formatos físicos que generan otro tipo de impacto. 

La nube aparece una vez más para ayudar a optimizar y organizar esos datos que, a la hora de un lanzamiento o nueva estrategia, servirán de acuerdo a las tendencias del momento. La gestión de marca requiere análisis y planificación dentro y fuera de la organización con la idea de hacerla más competitiva. De hecho, muchas empresas le apuestan a equipos completos, acompañados de la mejor tecnología, para desarrollar ideas que se ‘venden’ solas. 

“Apostarle a la innovación con ayuda de las tecnologías de la información dejó de ser algo inalcanzable y del futuro. Resulta que ese es nuestro presente y si lo podemos usar a favor de las empresas para obtener mejores rendimientos y resultados, no se debe descartar”, puntualizó Borrero. 

Hablar de TIC no es solo pensar en el almacenamiento, si no cómo sacarle el mayor provecho a esa información para competir hombro a hombro con el mundo real.